Casate

Dime que si una y otra vez,

Dímelo, con tus ojos brillantes y tu sonrisa traviesa,

Como cuando la luna alumbraba tu cabello,

Y yo soñaba con tus labios besando los míos.



Abrázame, una y mil veces,

Como aquella tarde que te conocí,

Y tu cuerpo se acercó al mío,

En busca de descanso y tranquilidad.



Sonríe, cada instante de tu vida,

Así como lo hacías al verme llegar,

Ya que con cada sonrisa tuya,

Se dispersan mis temores y angustias.



Bésame, dulce y tímidamente,

Tal como lo hacías fugazmente,

Cuando compartíamos un único secreto,

Que solo Dios observaba complaciente.



Cuéntame tus secretos y verdades,

Como cuando cada noche sentados en aquel sofá,

Descubría al compás de tus palabras,

Tu hermosura escondida cual tesoro preciado.



Ámame, todos los días de tu vida,

Así como lo prometiste aquella tarde,

Ya que mi alma y mi corazón,

Tienen tu nombre escrito indeleble.



Camina hacia mí, Maria Alejandra

Como lo hiciste hace 4 años,

Hermosa y radiante como siempre,

Llena de esperanzas y sueños,

Y mientras, yo te esperare,

Así como lo prometí aquel día,

Por siempre y para siempre
Leave a Comment